CÓLICO DEL LACTANTE

¿Qué es?

Es un episodio de irritabilidad y llanto que sufre un bebe, con inicio y final brusco y que dura al menos 3 horas al día,3 días a la semana y durante 3 semanas al menos. El 40 % de los lactantes padecen cólicos y aumenta con la ingesta de proteína de leche de vaca.

Los signos que presentan son:

– Espasmos repentinos en el abdomen con flexión de piernas al pecho y puños cerrados

– Llanto inconsolable con disminución del tiempo y la calidad del sueño.

-Expresión de dolor en la cara, con gases, estreñimiento y/o regurgitaciones.

-Abdomen duro.

Cólico del lactante

Tratamiento

El método que utilizamos en Fisioleón para solucionarlo, es el del Masaje Abdominal con sus diferentes maniobras para calmar y relajar, arrastar y finalmente drenar colon transverso y descendente para facilitar la expulsión de gases. El tratamiento lo realiza nuestra fisioterapeuta con la colaboración de los padres.

Nº de Sesiones

Son necesarias al menos 2 sesiones de fisioterapia que consistirán en:

-Tratamiento del lactante para eliminación de gases

-Explicación a los padres sobre cómo hacerlo en casa + consejos prácticos relativos a :

  • Forma de coger al bebe, porteo , posturas de lactancia, posiciones para dormir,….

Los padres llevarán a cabo las técnicas,

2 veces al día durante 2 semanas.

Beneficios

-Mejora del tránsito intestinal y eliminación de gases

-Facilitar el eructo

-Aumento de la calidad y el tiempo de sueño.

Sistema linfático y drenaje linfático manual

Sistema Linfático

 

El sistema linfático es una red de conductos muy finos llamados vasos linfáticos que se extienden por todo el organismo, excepto sistema nervioso central, médula ósea y cartílagos.

 

La función del sistema  es:

– Llevar la linfa que se origina a nivel de los tejidos hacia el sistema venoso y la reincorpora a la circulación sanguínea.

– Producción por parte de los ganglios linfáticos de células y anticuerpos para la defensa del organismo.

 

La linfa es un líquido de color ligeramente amarillento formado por:

– Agua (90 %)

– Proteínas, grasas,  células muertas,  bacterias,  células malignas (en el caso de un cáncer), y células presentes en la sangre como linfocitos.

 

Los factores que determinan el movimiento de la linfa son:

-El automatismo propio
-Las contracciones musculares.
-Las pulsaciones de las arterias vecinas.
-Los movimientos respiratorios.
-La gravedad.

Los ganglios o nódulos linfáticos se sitúan a lo largo de todo el organismo, siendo especialmente abundantes en cuello, axilas e ingles , siendo su forma  redondeada o alargada  y con un tamaño que oscila entre 0,5 y 1cm.

La consecuencia del mal funcionamiento del sistema linfático es el linfoedema, y este se produce debido a:

-Una malformación del propio sistema

-Secundario a una extirpación de ganglios linfáticos, como ocurre en mujeres con cáncer de mama, tratado con cirugía en la axila para extirpar los ganglios o nódulos linfáticos. Si además de la cirugía, se recibe radioterapia en la axila, el riesgo se incrementa hasta el 20-25%. Los ganglios linfáticos que han quedado tras la intervención se alteran aún más con la radiación.

IMG_0964

Para ayudar a solucionar este problema contamos con:

El Drenaje Linfático Manual (DLM) que consiste en la activación manual,  mediante maniobras rítmicas y lentas, de la circulación linfática, mejorando así la evacuación del exceso de líquido intersticial. La presión ejercida sobre la piel es muy suave, favoreciendo que la linfa avance hasta en un 40% más rápido. Las maniobras que aplicamos son de transporte y de reabsorción.

Además de ser útil para el  linfedema, el drenaje linfático manual está indicado para:

-Pesadez o tendencia a hinchazón de las piernas

– Trastornos de predisposición nerviosa, como las migrañas y vértigos, el desgaste por estrés y cansancio, o los dolores en los oídos, axilas y tobillos.

-Trastornos respiratorios

-Trastornos de tipo Menstrual

 

Los efectos del Drenaje linfático manual son:

– Mejorar la circulación de retorno.
– Regenerar el sistema linfático.
– Conseguir un efecto sedante y relajante al actuar sobre el sistema nervioso vegetativo.
– Inhibir los estímulos dolorosos.
– Regular el tono tanto de la fibra muscular lisa como de la estriada.
– Mejorar el sistema defensivo inmunológico por la superproducción de linfocitos.
– Estimular la función renal.

Las contraindicaciones del Drenaje linfático manual son:

– Flebitis o tromboflebitis.
– Insuficiencia cardíaca.
– Infecciones agudas, por el peligro de propagación .
–  En los tumores cancerosos, actualmente es una contraindicación relativa. Si se ha actuado sobre el tumor mediante cirugía, quimio o radioterapia está indicado el DLM.
– Síndrome del seno carotídeo.
– Hipertiroidismo: evitar manipulaciones sobre el tiroides.
– Asma: debe existir un intervalo libre de síntomas de al menos dos meses.

 

Por supuesto, que este tratamiento, lo tenéis disponible en Fisioleón, Clínica de fisioterapia.