Rotura muscular, una pedrada en vuestro entrenamiento

Oímos hablar a menudo, sobretodo en deportes como el fútbol, de roturas fibrilares, roturas musculares… pero, ¿qué es exactamente una rotura muscular? ¿Cuáles son las sensaciones que nos indican una rotura? y sobretodo ¿cómo debemos tratarla?

Las roturas musculares son roturas del tejido muscular de mayor o menor gravedad dependiendo de la cantidad de músculo afectado.

Pueden ocurrir en cualquier músculo relacionado con los movimientos más frecuentes de cada práctica deportiva, siendo los más afectados los biarticulares, como los isquiotibiales, gemelos y abductores de cadera.

Las lesiones pueden variar en su gravedad desde Grado I, que equivale a una rotura microscópica hasta Grado IV, que supone una rotura completa del músculo.

Pueden producirse por:

  • Golpe directo (típico bocadillo, o caída).
  • Contracción violenta (arrancada, frenada).
  • Estiramiento excesivo en el movimiento.

Y los factores que motivan que se produzca la rotura son:

  • Falta de calentamiento.
  • Fatiga física.
  • Deshidratación muscular por ejercicio continuado.
  • Acortamiento muscular.

Lo primero que se siente es el “signo de la pedrada”, asociado a un dolor brusco y agudo en un punto concreto, que se puede localizar con el dedo y acompañado de la imposibilidad de continuar con la actividad.

Marca de Agua

Cuando se ha producido la rotura de más del 30% del vientre muscular habría que valorar la intervención quirúrgica.

En el caso de las roturas totales, donde hay separación completa de los extremos del músculo, habría que proceder a la intervención quirúrgica. Este tipo de lesión se reconoce por una sensación de hachazo, acompañado de dolor que no cede y gran inflamación.

Así, las medidas de prevención básicas ante cualquier actividad física serán:

  • Realizar una fase previa de calentamiento para aumentar la temperatura y que el músculo esté más elástico y flexible.
  • Estirar con posterioridad.

Hay que tomar precauciones frente este tipo de lesiones y no tratarlo a la ligera. Hasta aquí nuestro tema del mes, aprovechad para preguntarnos lo que queráis.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *